Desde hace ya unos cuantos años, antes incluso de la pandemia, venimos detectando desde la Asociación Vecinal Parque Bruil San Agustín un deterioro en la convivencia en nuestro barrio. Nos han llegado quejas de vecinos y vecinas sobre falta de seguridad, limpieza, ocupación de viviendas y en general la percepción de un descenso en la calidad de vida de un barrio que era “como un pueblo”.

Deterioro de la convivencia en el barrio

Se ha transmitido toda esta problemática al Ayuntamiento de Zaragoza, a través de la Junta de Distrito y directamente con algunas áreas y llevando la denuncia a los medios de comunicación que, como en el caso del pasado 23 de junio en Heraldo de Aragón, recogen algunos casos concretos y opiniones de vecinos y vecinas.

En este amplio artículo, varias representantes de la Asociación Vecinal Parque Bruil San Agustín pudimos aportar nuestra visión sobre este problema innegable del deterioro de la convivencia. Dentro de todos los problemas que han ido creciendo en los últimos cuatro años nos preocupa especialmente la situación de los pisos del grupo Aloy Sala, 750 viviendas de hace 60 años sin ascensor y en cuyo entorno apenas se ha intervenido en este tiempo, de las cuales se han ido quedando vacías decenas, que han sido ocupadas por familias, algunas de las cuales han resultado ser conflictivas y que han afectado negativamente a la convivencia no solo en el propio grupo sino en el entorno, que ha visto como aumentaba la delincuencia y otros temas relacionados con el civismo como la limpieza.

También es preocupante la situación en los últimos meses en la plaza Tauste con varios sucesos que han llevado a aumentar la presencia policial ante la sensación de inseguridad de las personas que viven y trabajan en la zona.

Además se ha detectado también un aumento en el número de personas sin techo que acampan en los soportales de edificios sin locales o bajos y que acumulan los enseres y más suciedad, incluso en la cercanía de una escuela infantil que está cerca del Albergue Municipal.

Deterioro de la convivencia en el barrio

Ante esta situación reivindicamos más limpieza, más seguridad y que la apertura del parking público junto al Parque Bruil (adjudicado a una empresa para su explotación). También exigimos que no se abandone al Parque Bruil, que languidece mientras el Ayuntamiento se gasta millones en flores para el Parque Grande. Lucharemos porque el proyecto de rehabilitación del Grupo Aloy Sala, uno de los cuatro que el Ayuntamiento ha presentado afinanciar con los fondos europeos anunciados para la reforma del grupo Aloy Sola no quede en nada y se haga realidad lo antes posible.